Revisión de Dragon's Dogma Dark Arisen

Quien soy
Martí Micolau
@martimicolau
Autor y referencias

¡Cacemos al dragón de nuevo!

Capcom Desde hace más de un año nos tiene acostumbrados a ver algunas de sus IPs más exitosas replanteadas en varias remasterizaciones, más o menos exitosas. Primero fue el turno de la serie Resident Evil (respectivamente con los capítulos 4,5,6, 5, 4 remasterizados, y más recientemente de las primeras Revelations), y luego también a la otra saga dedicada a los zombies, mucho más "caciarona", de Dead Rising (con los dos primeros capítulos, además del capítulo Off the record). Ahora, más de XNUMX años después de su publicación original, Capcom también propone una de sus mejores ip en las consolas de "generación actual", pero al mismo tiempo tiempo subestimado, especialmente por nosotros los occidentales. Hablamos de Dragon's Dogma, un RPG particular, también innovador para la época, que llega a PlayStation XNUMX y Xbox One en la edición llamada Dark Arisen, gracias a la incorporación del DLC homónimo en su interior. Disponible por unos días, Dragon's Dogma Dark Arisen regresa en una versión mejorada, gracias a un sector técnico revisado, que da una mayor "limpieza" general, pero ciertamente no revolucionaria.



¡Adiós vida de pescador!

La narrativa nunca ha sido el punto fuerte de la producción, pero de hecho, casi hasta el final de nuestra aventura, parece escaparse rápidamente entre una miríada de misiones secundarias que emprender. Pero vayamos en orden; el juego nos pone en la piel de un humilde pescador (completamente personalizable gracias a un buen editor) que pronto ve su vida completamente cambiada. El pacífico pueblo de Cassardis, nuestro lugar de nacimiento, de hecho se ve sacudido por un repentino y feroz ataque del dragón Grigori, que genera caos y destrucción. Nuestro avatar, sin hacer caso del peligro, ataca valientemente al dragón, pero es fácilmente derrotado. Grigori, apreciando el coraje mostrado por nuestro héroe, extrae el corazón de su pecho, tragándolo, convirtiéndolo así en un Resucitado, o el elegido que tendrá la tarea de cazar al dragón por la eternidad. A partir de ese momento, estaremos llamados a embarcarnos en un peligroso viaje que nos llevará a lo largo y ancho de todo el territorio "medieval" de Gransys. A pesar de una historia, por lo tanto, no exactamente excepcional (que sin embargo es agradable), Dragon's Dogma se centra en otros factores (algunos más exitosos y otros menos) que lo convierten en un juego de rol verdaderamente inmenso.



Es imposible no mencionar la calidad de la expansión Dark Arisen, que, aunque la historia creada es más corta que la original, está al mismo tiempo mejor narrada, más atractiva y mejor estructurada.

El camino recorrido por los resucitados es largo.

Sin duda, el punto fuerte de Dragon's Dogma es la jugabilidad; de inmediato tendremos la oportunidad de explorar toda la región de Gransys gracias a un vasto mundo abierto, aunque no exento de defectos. Afortunadamente, con la adición de la expansión Dark Arisen, uno de los elementos críticos del título se ha llenado parcialmente, a saber, los movimientos de una zona a otra. Gracias a una serie de cristales, que se pueden colocar en determinadas zonas, de hecho seremos capaces de minimizar el retroceso, lo que nos permitirá realizar un transporte rápido y menos agotador.

Además de la exploración, un punto clave del juego es la lucha; Con un sistema de combate a medio camino entre una acción y un RPG, tendremos la libertad de elegir entre varias clases disponibles (inicialmente 3, para un total de 9), cada una con su propio conjunto de habilidades, pasivas y activas, que pueden ser útiles a dependiendo de los enemigos a los que nos vayamos a enfrentar. Enemigos que resultan ser tantos, variados y casi todos bellamente hechos, tanto gráficamente como para moveset, capaces de hacer hasta los enfrentamientos más "banales" peleas extremadamente coreográficas y satisfactorias, especialmente en las mayores dificultades.

Hablando precisamente de la jugabilidad, es imposible dejar de mencionar la presencia de los peones, o mercenarios al servicio de los Arisen, controlados por la IA, que pueden convertirse en verdaderos compañeros que pueden alistarse en nuestro grupo. El jugador también, poco después del inicio del juego, tendrá que crear su peón personal, para tener un apoyo concreto para el resto de la aventura. Y ahí es donde entra en juego el modo multijugador asincrónico único del juego, quizás uno de los mejores jamás creados. Para acompañar nuestro avatar y nuestro peón personal, de hecho podemos agregar otros dos personajes a nuestro grupo, usando dos peones creados por tantos usuarios en línea. Entonces, como podemos usar las piezas de otros, las nuestras también pueden ser llamadas a la acción por los otros jugadores. Este sistema permite así obtener ventajas que mejorarán exponencialmente la experiencia de juego; los peones, especialmente en batalla, en base a sus "experiencias" (es decir, misiones enfrentadas a otros usuarios) podrán brindarnos información útil y recomendar estrategias ganadoras a adoptar, o durante las misiones podrán sugerir lo correcto hacer para completarlos. Un sistema de juego nada mal, que a pesar de haberse mantenido casi inalterado, vuelve a ser convincente y bien hecho, capaz de dar al jugador una buena sensación de progresión.



El título es realmente extenso, sólido y capaz de mantenerte ocupado durante un buen número de horas, gracias a una gran serie de misiones secundarias, elementos de equipo para recolectar y secretos esparcidos por el mapa del juego.

Poco esfuerzo, máximo rendimiento

Pasemos al elemento que hay que tener en cuenta a la hora de una remasterización, es decir, el sector técnico. Almohadilla en mano, el efecto general es ciertamente bueno, pero no excelente. El juego viaja silenciosamente a 30 fps (a diferencia de la versión para PC a 60), sin embargo muy estable y durante nuestra prueba, a diferencia de las versiones de "vieja generación", nunca encontramos ninguna caída, incluso en las situaciones más caóticas y agitadas. Este remasterizado también presenta cargas extremadamente rápidas en el juego y la desaparición total de las molestas bandas negras que aparecían a los lados de la pantalla durante las películas, elementos del contorno que hacen que la inmersión en el título sea aún más agradable. Al fin y al cabo, el trabajo realizado en los gráficos del título también es bueno, donde ahora se pueden ver texturas más definidas (sin ocultar su naturaleza de vieja generación) y un sistema de iluminación completamente revisado, que da mayor "realidad" a los ambientes tanto de día y sobre todo de noche.

El sector del audio, en cambio, se mantiene inalterado, con una música verdaderamente inspirada que se mezcla maravillosamente con los ruidos ambientales que nos acompañarán durante nuestras largas caminatas por el reino de Gransys. Por último, señalamos como nota positiva el precio económico al que actualmente se vende Dragon's Dogma Dark Arisen en tiendas físicas y digitales, respectivamente a 29.99 € y 24,99 €.

Comentario final

Estamos ante una remasterización bastante "perezosa", sin infamias y sin elogios de Capcom; Se han realizado pocas mejoras en el título (exclusivamente a nivel visual gracias a nuevas texturas y un sistema de iluminación completamente revisado), mucho menos las innovaciones que se traducen en la excelente, aunque única inclusión, del DLC Dark Arisen en el paquete de juego básico. A pesar de que han pasado más de 5 años desde su lanzamiento, Dragon's Dogma Dark Arisen ha envejecido realmente bien, siendo sin duda uno de los mejores juegos de rol de la última generación. Gracias también al precio económico al que se propone esta nueva reedición, recomendamos la compra a todos los amantes del género, pero también a aquellos que simplemente por una razón u otra no han tenido la oportunidad de jugarlo en las consolas de la anterior generación.

Añade un comentario de Revisión de Dragon's Dogma Dark Arisen
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.