Parallels Desktop frente a VMware Fusion: comparación de sistemas de virtualización

Quien soy
Lluis Enric Mayans
@lluisenricmayans

En comparación en nuestra prueba los dos sistemas de virtualización para Mac más populares del momento: Parallels y VMware Fusion

Virtualización y nuevos procesadores multinúcleo

Con la difusión de múltiples procesadores centrales que integran extensiones de virtualización propietarias, virtualización, es decir, la capacidad de ejecutar un sistema operativo invitado en una máquina virtual sin incurrir en grandes pérdidas de rendimiento, o en cualquier caso inferiores a las que se pueden experimentar con los sistemas de emulación, se ha generalizado cada vez más, no solo en el ámbito del servidor o profesional, sino también entre los particulares.

Uno de los entornos preferidos para los sistemas de virtualización es sin duda el de los sistemas Macintosh / Apple. La adopción hace tiempo de la arquitectura RISC en lugar de CISC (x86) ha relegado, al menos en algunos sectores, los sistemas Apple a un nicho dado el excesivo poder de Microsoft y la existencia de algún software diseñado exclusivamente para la arquitectura CISC. La existencia del software de emulación (entre los PC virtuales Connectix más famosos, posteriormente adquiridos por Microsoft), software que convertía las instrucciones CISC en RISC, dada la enorme pérdida de rendimiento, no solucionó la situación.




Recientemente, un punto de inflexión histórico ha llevado a Apple a la adopción de procesadores Intel con arquitectura CISC x86; Sorprendente sobre todo por la rapidez con la que se produjo la migración a la nueva plataforma, la empresa de Cupertino logró, en poco más de un año, convertir la mayor parte de las máquinas instaladas y el software que producía a la nueva arquitectura.



El gran atractivo para los usuarios comerciales de las máquinas Apple (iMac y Notebook), el extraordinario sistema operativo Mac Osx Tiger (el primero disponible para las máquinas Intel) y el efecto de remolque que genera el iPod, el dispositivo electrónico más vendido de todos los tiempos, junto con las inmensas nuevas posibilidades determinadas por el paso a Intel, han hecho que cada vez más personas se acerquen al mundo Mac con menos miedo que en el pasado.


A jugar un papel fundamental entonces la posibilidad, anunciada por la propia Apple, de seguir utilizando software compilado para Windows, tanto gracias a Boot Camp que permite instalar Windows XP o Windows VISTA como elegir al inicio qué sistema operativo iniciar, ambos gracias a los nuevos programas de virtualización, en particular VMware Fusion y Parallels Desktop, que prometen el uso del sistema operativo Microsoft sin pérdidas sustanciales de rendimiento al mismo tiempo que Mac Osx.

El propósito de esta prueba será evaluar cuál de estos dos sistemas de virtualización es el mejor y si la opción de virtualización realmente puede ser una alternativa a la compra de una máquina Windows en aplicaciones cotidianas.

Cuanto más ram, mejor

Antes de proceder a la evaluación de los dos software pensamos que era apropiado actualizar el sistema mac: un iMac core 2 duo 2,16 ghz equipado con 1gb de memoria ram. Por su naturaleza, todo software de virtualización requiere una gran cantidad de memoria ram para su funcionamiento, si a esto le sumamos la ram necesaria para el funcionamiento del sistema operativo residente, entendemos cómo, nunca como en este caso, el dicho "más ram hay es mejor ".

La actualización afectó a la Ram, que se incrementó a 2,5 Gb; Hemos elegido un módulo Crucial DDR2 667 mhz de 2 Gb para la operación, que en nuestra opinión representa una de las mejores opciones en cuanto a calidad / precio (de momento el costo ronda los 130 euros)



El banco de memoria Crucial está certificado para funcionar con el iMac y no tardó más de cinco minutos en instalarse. En el sitio web de Crucial, simplemente seleccione su computadora Apple y automáticamente se le mostrará el módulo adecuado en todos los formatos disponibles. Si tiene una PC, incluso puede proceder con la autodetección de hardware.


Instalación y configuración

Ambos sistemas son fáciles de instalar y ofrecen una guía de configuración con la configuración ideal para su computadora. Parallels está equipado con una función de "configuración rápida" que, al configurar solo algunos elementos como el código de serie del sistema Windows, le permite proceder automáticamente con la creación de una máquina virtual, desde su configuración hasta la instalación del sistema operativo. .


VmWare Fusion está equipado, a diferencia de Parallels, con la capacidad de utilizar completamente la potencia de los procesadores multinúcleo recientes, lo que le permite elegir si usar todos los núcleos para ejecutar la máquina virtual o reservar uno para el sistema operativo residente (Mac Osx).


Una vez que la máquina virtual se ha configurado de forma manual o automática, se instala el sistema operativo invitado. El proceso es completamente idéntico al de la instalación en una máquina real. Una vez finalizada la instalación, se le pedirá que instale una serie de utilidades que facilitan el uso de Windows virtualizado. Estos incluyen aquellos que permiten el acceso a los archivos del sistema operativo virtual a través de Mac Osx y viceversa, copiar y pegar entre los dos sistemas, una gestión de cursor optimizada que le permite moverse libremente entre sistemas virtuales y residentes.


Trabajando

Al realizar las operaciones más habituales, como copiar y pegar de Mac a Windows, los dos sistemas de virtualización se comportan de forma ligeramente diferente; Las herramientas de Parallels son ciertamente más reactivas y más sólidas, con Fusion hemos encontrado en algunos casos esporádicos la imposibilidad de movernos entre los dos sistemas convincentes.

Al iniciar la máquina virtual con el sistema operativo instalado, se enfrenta a otra diferencia entre los dos software de virtualización: mientras que con Fusion puede acceder a una pantalla de Virtual Bios que le permite establecer algunas configuraciones (por ejemplo, el orden de arranque), con Parallels deberá configurar esta información en el propio programa, antes de iniciar la máquina virtual.



Las versiones recientes de los dos software han reducido las diferencias en términos de facilidad de uso y reactividad, sin embargo, se pueden encontrar diferencias significativas dependiendo de las aplicaciones utilizadas. Si bien no existen diferencias particulares en la administración de un sistema operativo instalado desde cero siguiendo las instrucciones del instalador, se encontró que la administración de la partición Bootcamp es más rápida en Fusion que en Parallels Desktop, estas diferencias son, sin embargo, insignificantes y evidentes solo con software de referencia.

- Donde, por otro lado, la diferencia de rendimiento es evidente en la gestión de aplicaciones que soportan multi-core. De hecho, estas aplicaciones se benefician enormemente del soporte en Fusion de los procesadores multinúcleo, con incrementos de rendimiento que para algunos software, uno de los cuales es Adobe Photoshop, es del orden del 30-40%.

Unidad y coherencia: Mac Osx y Windows se fusionan

Ambos sistemas de virtualización ofrecen la posibilidad de utilizar el sistema operativo invitado en modo kiosco ocultando completamente Mac OsX y un modo que opera una especie de fusión entre los dos sistemas operativos para que sea posible utilizar aplicaciones de Windows como si fueran aplicaciones de Mac Osx. .

A diferencia de Fusion en el que el sistema operativo de Microsoft desaparece por completo, dejando visibles solo las ventanas del programa que "flotan" en el escritorio mac, el sistema Coherence de Parallels deja visible la barra de Inicio, una solución necesaria para poder recuperar nuevos programas pero que contar la verdad, no nos convenció mucho.


El sistema Unity Fusion, por otro lado, permite, a través de una pequeña aplicación siempre accesible desde la barra de menú del programa, recuperar todos los programas instalados en la máquina con Windows desplazándose por una lista o escribiendo su nombre.

Conclusión y juicio

La virtualización en Mac gracias a este software ha alcanzado niveles notables, haciendo en algunos casos (máquinas potentes y mucha RAM) indistinguible el funcionamiento de un sistema operativo invitado de uno residente. La diferencia es evidente cuando necesita hacer que un software más complejo funcione de manera no ocasional.

Teniendo que expresar una preferencia al final de esta prueba no podemos evitar asignar el cetro del ganador a VMware Fusion teniendo en cuenta las importantes diferencias de rendimiento demostradas con software optimizado para procesadores multinúcleo.

Sin embargo, nuestro consejo sigue siendo evaluar cuidadosamente sus necesidades y avanzar hacia la virtualización solo si utiliza aplicaciones bastante comunes o, en cualquier caso, no excesivamente complejas desde el punto de vista de los requisitos de hardware (recuerde que aunque ambos software ahora son compatibles con directx 9, pensar que puede reproducir Quake 4 a máxima resolución y con una velocidad de cuadro decente es algo poco realista). Y si realmente no puede evitar usar su iMac, incluso si trabaja principalmente con software muy codicioso desde el punto de vista de los requisitos de hardware, no olvide que también puede usar Bootcamp, el software de Apple que le permite usar Windows. en su Mac, sin embargo, renunciando al menos en parte a la interoperabilidad entre los dos sistemas operativos y las muchas herramientas disponibles por estos dos software de virtualización.

Añade un comentario de Parallels Desktop frente a VMware Fusion: comparación de sistemas de virtualización
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.